Reportaje con el pastor Esteban Fernández a 35.000 pies de altura.
El pastor y presidente de la Sociedad Bíblica Internacional para Latinoamérica, Esteban Fernández, de nacionalidad argentina y muy amigo de Colombia, estuvo pocas horas entre nosotros. El vuelo de tres horas y quince minutos desde Miami hasta El Dorado, en Bogotá, fue tiempo suficiente para responder diversas inquietudes de esta revista.

Si toda creación natural tuvo un principio y tendrá un final, ¿la Tierra ya tuvo principio y lo que está pasando será el final?
Es correcto. Será un final de las cosas tal y como las vemos y percibimos, pero será un comienzo de nuevas cosas. Desde el mismo momento del principio estamos caminando hacia un final. Déjame usar lenguaje de T.V. Vamos hacia un final de temporada, no de la serie… no confundir… El autor y el guionista, los productores y hasta los actores tienen serie para rato… aún aquellos actores que ya salieron de la serie volverán a aparecer al final.

Todo anticipa que estamos cerca del desenlace. La escenografía está estropeándose (los actores no han sido cuidadosos con el set), los malos están acentuando su maldad y los buenos cada día se afirman en su bondad. Confusión, guerra, violencia, ambición desmedida, ¿qué más?

Desde el asesinato del presidente Kennedy el viernes 22 de noviembre de 1962 en Dallas (Texas), Estados Unidos y Rusia han estado al borde de una confrontación nuclear. Desde su ángulo y teorías cristianas ¿esto sucederá?
No se puede asegurar con certeza cuándo, pero esto sucederá ya que está escrito. Y en lo natural y en lo espiritual comprobamos que damos pasos hacia allá. Naciones que se unen en bloques para ayudarse en su carrera armamentista, líderes mundiales queriendo ser “más buenos que Dios” y lo que hacen es el juego a Satanás. Y, por sobre todo, el hombre más centrado en sí mismo, más que nunca antes.

No parece que el conflicto ahora sería entre Estados Unidos Vs. Rusia. De hecho, Rusia sufre las mismas amenazas que Europa y Estados Unidos. La confrontación no será por situaciones políticas que podrían resolverse en una mesa de trabajo. Esta confrontación mundial será por posiciones espirituales. Ojo, no por religiones sino espíritus.

En el calendario profético el renacimiento de Israel como Nación y sus muchas victorias militares ¿podrían dar pie para pensar que el reloj de Argamedón se acerca a su fin?
Sí, claro, Argamedón está mucho más cerca hoy que ayer. Todavía en términos proféticos faltan algunos cumplimientos necesarios. La salida de Inglaterra de la Unión Europea tendrá ahora, sumando y restando a los que pensaban que la Unión Europea era el cumplimiento del nuevo orden mundial. Nadie, ni el mismo Señor Jesús, sabe cuándo pasará esto. Pero, sin duda, sabemos que viene. Tengo una sensación espiritual de aceleración. Pero es muy para mí.

 

“Puedes lograr lo que te propongas en la vida, siempre que no te importe quien se lleve el crédito”. Harry Truman.

 

¿Cómo va el cristianismo en América Latina, en crecimiento o decreciendo?
Todo es según quién te dé las cifras… no veo mucho cambio desde una década para atrás. Si bien muchos han venido otros han salido, algunos corriendo, lamentable. Sí sabemos que solo un 43% de los nacidos de nuevo se congregan. Hay un vacío muy grande entre iglesia y personas. Entre vidas transformadas y profesiones de fe. Muchos movimientos crecen con conversiones genuinas en otras congregaciones. Eso no es crecimiento.

¿Cuál podría ser el papel de las iglesias cristianas en Colombia en el posconflicto luego de 60 años de la guerra de guerrillas?
Tendrán un papel vital. Porque la Paz es fruto del Espíritu y solo alguien que abrace una fe verdadera podrá trabajar, sostener y propiciar una paz duradera.

Estoy feliz que Colombia haya decidido perdonar, pues son bienaventurados los pacificadores, pero alcanzar la Paz (Shalom que trae bendición, bienestar y favor de Dios) requiere mucho más que una decisión política, mucho más que el deseo de subir el PIB (producto interno bruto) o de crecer en inversiones (aunque esto vendrá tanto del interior como de inversionistas extranjeros, sin duda, a un pueblo en paz como lo será Colombia. Sin olvidar que vivir en paz requiere voluntad espiritual. Requiere vivir con el fruto de la Paz.

La emigración de cubanos por Panamá, de venezolanos por Colombia, ni qué decir de los afrodescendientes por Europa, especialmente en Grecia y de mexicanos por la frontera con Estados Unidos, muestran un mundo en calamidad, hambre y demasiada pobreza. La iglesia cristiana ha permanecido en silencio. ¿Por qué?
No toda la iglesia, hay muchas anónimas (como la vuestra con el ministerio M.A.S, Misericordia, Amor y Servicio que orienta Esther Lucía Silva-Silva) que no son indiferentes por las calamidades que usted anota, aunque con tristeza, sí otra gran mayoría. Creo que el movimiento de la teología de la liberación trajo temor a la membresía y a muchos pastores y por evitar eso de “justicia social” (que por cierto también está en los evangelios pero es mucho más que eso) se fueron al otro lado del péndulo.

Hay que educar a nuestros fieles (como lo postula la teología integral) a dar por amor a Dios y a entender que no se puede amar sin dar.

 pEF_HCEn el posconflicto en Colombia, las iglesias cristianas jugarán un rol esencial.

 Su libro más reciente “Biografía no autorizada de un líder”, ¿nos conduce luego de leerlo a una regia paz interior?
Estoy feliz por la publicación de mi primer libro (espero que sea el primero de una serie). Elegí entrelazar mi (nuestro) testimonio con “lecciones de liderazgo que un líder nunca contaría” (como reza el subtítulo) para empezar por el lado de quién soy antes del qué hago. A mí me ha dado paz interior escribirlo y leerlo. Creo que muchos -luego de leerlo- podrán verse reflejados en mis (nuestras) historias y eso les ayudará a tener paz. Gente “normal”, “común” “transgresora”, “pecadora”, alcanzada por Dios para servirle. Nada perfectos, bien luchados, imperfectos, pero usados. Transformados por Él y para Él.

Cuento mis luchas, mis fracasos, mis envidias, mis inseguridades, mis temores, mis debilidades y, por supuesto, mis fortalezas y cómo superé unas para llegar a servir donde sirvo.

¿Por dónde transitan ahora las autopistas de la paz?
Todos desde cualquier parte del mundo estamos observándolos a ustedes. Oramos por ustedes. Ahora, como siempre, los caminos de la Paz pasan por Jesús y sus pacificadores. Por aquellos que trabajan por la Paz sin importar quién se lleva los aplausos. Creo que por ahí se deberá más, trabajar, avanzar, seguir, sin deshonrar -al contrario honrar- a quienes buscaron lo mismo (la Paz) por otro camino y no ofuscarnos por no llevarnos el “reconocimiento”. Como decía un cartelito en la oficina del expresidente Harry Truman: “Puedes lograr lo que te propongas en la vida, siempre que no te importe quien se lleve el crédito”.

 

Por Augusto Calderón Díaz, Director General de la revista Hechos&Crónicas.
Este artículo apareció por primera vez en la Revista Hechos & Crónicas. Siéntete libre de difundirlo citando la fuente. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

 

Showing 6 comments
  • Néstor Baños
    Reply

    Deseando que vualva pronto a Sincelejo pastor Esteban. Doy gracias a Dios por su vida. Gracias por compartir de su experiencia y sabiduría.

  • Benhur Velásquez
    Reply

    Dios te bendiga Pastor!!!

  • Ovidio
    Reply

    Se nota el desconocimiento bíblico de este señor, sobre todo en lo que concierne a la profecía bíblica. Es primer vez que leo un articulo de esta revista. Para salud de la revista sería prudente decir al final que las especulaciones dichas por el señor Fernández obedecen a su propia opinión y no necesariamente son la posición de esta revista ¿o si?
    Gracias

    • Esteban Fernández
      Reply

      Hola hermano! Si. Tienes razón. No soy un erudito en profecía. Simplemente di mi opinión. No creo sin embargo que la revista estuviera esperando la respuesta de un erudito pues tienen muchas opciones de autores especializados a quien enviarle las preguntas si así lo quisieran.
      Pero, como tú dices, se olvidaron poner que el reportaje no representa (supongo) (espero) la opinión de la revista.
      Un abrazo y bendiciones.

Leave a Comment