“Las relaciones personales son el pegamento que mantiene unidos a los miembros del equipo”
John C. Maxwell

Casi todo lo que hacemos depende del esfuerzo y trabajo de un equipo dispuesto a realizar tareas que solos se nos haría imposible. Por ello no importa si eres el jefe del trabajo, el líder de la iglesia, el maestro, o el padre de familia, siempre estarás relacionado con otras personas. Que tu liderazgo tenga éxito depende directamente de la forma en que te relacionas con tus subalternos, con tus pares y con tus superiores. Pero prestemos especial atención al equipo que te acompaña, el que cubre tus espaldas cuando estás en medio de la tarea cotidiana, enfocado en el objetivo propuesto y las distracciones aparecen para sacarte del tu eje, y confundirte.

Para saber cómo está tu relación con quienes te acompañan hay cinco cosas que John Maxwell recomienda revisar: 1) Respeto; 2) Experiencias compartidas; 3) Confianza; 4) Reciprocidad y 5) Disfrute mutuo.

Cuando se trata de relaciones personales todo empieza con el respeto. Con el deseo de considerar valiosos a los demás. Necesitas hacer sentir importante a quién trabaja contigo. Si internamente crees que la persona es un don nadie, tarde o temprano se lo harás sentir o lo percibirá aunque trates de ocultarlo. Necesitas mostrar respeto hacia los demás más allá de que hayan hecho algo para merecerlo. Es decir, por el simple hecho de ser alguien que se juega por tu visión y por sobretodo porque es un ser humano. 

El respeto cimenta buenas relaciones personales, pero por sí sólo no basta. Necesitamos conocer a la persona, compartir experiencias por un tiempo para saber cómo piensa, cómo reacciona ante la adversidad.

Cuando respetas y compartes tiempo con las personas de tu equipo, indefectiblemente se cultiva la confianza (y por la negativa la desconfianza). La confianza es esencial en toda buena relación y, yo creo, más aún en un equipo donde tienes que seguir enfocado sin mirar el ataque que viene tras de tí, porque confías que ese frente lo está atendiendo una persona de tu equipo, que transmite tu mirada, tu misión, y tu pasión al respecto. Es la confianza que da seguridad ante los imprevistos. 

Toda relación debe ser recíproca para que funcione. Si es de una sola vía está destinada al fracaso. No es durable. Para tener una relación perdurable debe existir un “toma y dame” que muestre un esfuerzo común, un deseo común y una entrega común. Si el dar es siempre de un solo lado, y el recibir sólo se da del otro lado, y no hay un ida y vuelta, la relación se vuelve muy monótona y pierde sentido de unidad, de equipo. Es recomendable preguntarnos sobre nuestras esperanzas, nuestros objetivos personales y grupales, nuestro deseos, intensiones y anhelos de desarrollo, para poder caminar juntos ese recorrido de proponer y alcanzar objetivos en la vida del equipo.

Cuando las relaciones crecen y comienzan a afirmarse, las personas involucradas comienzan a disfrutar estar juntas, compartir tareas, alcanzar metas y seguir avanzando en objetivos comunes. El simple hecho de estar juntas puede convertir a la mas desagradable tarea en experiencias de éxito rotundo.

Se dice por ahí que pocas cosas dan mejores dividendos que el tiempo y esfuerzo que se dedica para entender a la gente. Invertir en las personas es el mejor negocio para quienes trabajamos para el Reino de Dios. Llegar a ser una persona diestra en el relacionarse con otros te dará éxito individual y también grupal.

En este caminar con otro es importante que ejerzamos todos aquellos “los unos a los otros” que se encuentran en la Palabra de Dios. Esta lista de versículos bíblicos “los unos a los otros” nos ayuda ver cómo Dios quiere que vivamos como su comunidad santa. 

1. “…estén en paz los unos con los otros…” (Marcos 9:50)
2. “…ustedes también deben lavarse los pies unos a otros…” (Juan 13:14)
3. “…que se amen los unos a los otros…” (Juan 13:34)
4. “…como Yo los he amado, así también se amen los unos a los otros…” (Juan 13:34)
5. “…conocerán todos que son Mis discípulos, si se tienen amor los unos a los otros…” (Juan 13:35)
6. “…que se amen los unos a los otros…” (Juan 15:12)
7. “…que se amen los unos a los otros…” (Juan 15:17)
8. “Sean afectuosos unos con otros con amor fraternal…” (Romanos 12:10)
9. “…con honra, dándose preferencia unos a otros…” (Romanos 12:10)
10. “Tengan el mismo sentir unos con otros…” (Romanos 12:16)
11. “…amarse unos a otros…” (Romanos 13:8)
12. “…no nos juzguemos los unos a los otros…” (Romanos 14:13)
13. “acéptense los unos a los otros, como también Cristo nos aceptó para la gloria de Dios…” (Romanos 15:7)
14. “…amonestarse los unos a los otros…” (Romanos 15:14)
15. “Salúdense los unos a los otros con un beso santo…” (Romanos 16:16)
16. “…cuando se reúnan para comer, espérense unos a otros…” (1 Corintios 11:33)
17. “…tengan el mismo cuidado unos por otros…” (1 Corintios 12:25)
18. “…Salúdense los unos a los otros con un beso santo…” (1 Corintios 16:20)
19. “Salúdense los unos a los otros con beso santo…” (2 Corintios 13:12)
20. “…sírvanse por amor los unos a los otros…” (Gálatas 5:13)
21. “Pero si ustedes se muerden y se devoran unos a otros, tengan cuidado, no sea que se consuman unos a otros…” (Gálatas 5:15)
22. “No nos hagamos vanagloriosos, provocándonos unos a otros, envidiándonos unos a otros…” (Gálatas 5:26)
23. “Lleven los unos las cargas de los otros, y cumplan así la ley de Cristo…” (Gálatas 6:2)
24. “Que vivan con toda humildad y mansedumbre, con paciencia, soportándose unos a otros en amor…” (Efesios 4:2)
25. “Sean más bien amables unos con otros, misericordiosos…” (Efesios 4:32)
26. “…perdonándose unos a otros, así como también Dios los perdonó en Cristo…” (Efesios 4:32)
27. “Hablen entre ustedes con salmos, himnos y cantos espirituales, cantando y alabando con su corazón al Señor…” (Efesios 5:19)
28. “Sométanse unos a otros en el temor (la reverencia) de Cristo…” (Efesios 5:21)
29. “…con actitud humilde cada uno de ustedes considere al otro como más importante que a sí mismo…” (Filipenses 2:3)
30. “Dejen de mentirse los unos a los otros, puesto que han desechado al viejo hombre con sus malos hábitos…” (Colosenses 3:9)
31. “soportándose unos a otros…” (Colosenses 3:13)
32. “…perdonándose unos a otros, si alguien tiene queja contra otro. Como Cristo los perdonó, así también háganlo ustedes…” (Colosenses 3:13)
33. “enseñándose (unos a otros)…” (Colosenses 3:16)
34. “…enseñándose y amonestándose unos a otros…” (Colosenses 3:16)
35. “…Que el Señor los haga crecer y abundar en amor unos para con otros…” (1 Tesalonicenses 3:12)
36. “…amarse unos a otros…” (1 Tesalonicenses 4:9)
37. “…confórtense (aliéntense) unos a otros con estas palabras…”(1 Tesalonicenses 4:18)
38. “…confórtense (aliéntense) los unos a los otros…” (1 Tesalonicenses 5:11)
39. “…edifíquense el uno al otro…” (1 Tesalonicenses 5:11)
40. “exhórtense los unos a los otros cada día…” (Hebreos 3:13)
41. “…Consideremos cómo estimularnos unos a otros al amor y a las buenas obras…” (Hebreos 10:24)
42. “…exhortándonos unos a otros, y mucho más al ver que el día se acerca…” (Hebreos 10:25)
43. “…no hablen mal los unos de los otros…” (Santiago 4:11)
44. “no se quejen unos contra otros, para que no sean juzgados. Ya el Juez está a las puertas…” (Santiago 5:9)
45. “confiésense sus pecados unos a otros…” (Santiago 5:16)
46. “…oren unos por otros para que sean sanados…” (Santiago 5:16)
47. “…sean todos de un mismo sentir (tengan todos armonía)…” (1 Pedro 3:8)
48. “…sean todos … compasivos, fraternales, misericordiosos, y de espíritu humilde…” (1 Pedro 3:8)
49. “…sean fervientes en su amor los unos por los otros, pues el amor cubre multitud de pecados…” (1 Pedro 4:8)
50. “Sean hospitalarios los unos para con los otros, sin murmuraciones…” (1 Pedro 4:9)
51. “Según cada uno ha recibido un don especial, úselo sirviéndose los unos a los otros como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios…” (1 Pedro 4:10)
52. “…revístanse de humildad en su trato mutuo…”(1 Pedro 5:5)
53. “Salúdense unos a otros con un beso de amor fraternal…” (1 Pedro 5:14)
54. “…nos amemos unos a otros…” (1 Juan 3:11)
55. “…que nos amemos unos a otros como El nos ha mandado…” (1 Juan 3:23)
56. “…amémonos unos a otros, porque el amor es de Dios, y todo el que ama es nacido de Dios y conoce a Dios…” (1 Juan 4:7)
57. “…Amados, si Dios así nos amó, también nosotros debemos amarnos unos a otros…” (1 Juan 4:11)
58. “…Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros y Su amor se perfecciona en nosotros…” (1 Juan 4:12)
59. “…que nos amemos unos a otros.” (2 Juan 5)

Esteban R. Fernández
Director del Ministerio Latino de Biblica, y presidente del ministerio de capacitación a líderes “Nuestra Fortaleza”.
Por favor escríbeme a esteban.fernandez@biblica.com Será un gusto conocerte.

Este artículo apareció por primera vez en el blog de PastorEstebanF. Siéntete libre de difundirlo citando la fuente. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Leave a Comment