Como número dos, tu ímpetu debe disminuir cuando el jefe cambia de rumbo o de procedimiento sin “pedirle permiso”.

- Pastor Esteban