Y los tiempos de Dios, las promesas de Dios van a perdurar hasta el fin de los días, sin que nadie los perturbe, nadie podrá robarle el verano a usted.

- Pastor Esteban