Termina hablando sobre tí mismo y no sobre el equipo. Puede desgastar el aprecio que los demás tienen por ti si constantemente promueves tus propias virtudes. Si tienes alguna, los demás la verán.

- Pastor Esteban